¿Qué es el himen?

¿Estáis seguros de que lo sabéis?

El himen es una membrana incompleta, muy frágil y delgada, de color rosado, en algunos casos muy elástica, que tabica la entrada de la vagina, sin llegar a cerrarla, situada por detrás y por debajo del orificio uretral. No se encuentra más que en los seres humanos, mujeres vírgenes, desapareciendo parcialmente con la desfloración, y totalmente después del primer parto. Esto es según el “Tratado de Ginecología: Fisiología Femenina” de 1974, aunque hoy día los diferentes autores no se acaban de poner de acuerdo sobre algunos aspectos. Al parecer, la hiena y el topo también tienen algún tipo de tejido conjuntival equivalente.

En las mujeres que han coitado, pero no parido, se encuentra todavía el himen, pero rasgado en múltiples puntos formándose sí las llamadas “carúnculas mirtiformes” (un concepto antiguo, de principios de siglo, pero aún vigente).

Pero al llegar el primer parto, según este Tratado, la gran dilatación que ha de sufrir la vulva hace que desaparezcan por completo todos los vestigios del himen y que las carúnculas mirtiformes queden reducidas a unas eminencias insignificantes. Aquí los autores están de acuerdo, pero siempre teniendo en cuenta que la elasticidad del himen puede ser tal que permanezca intacto en algunas mujeres embarazadas. Por tanto, hay que tener en cuenta que una mujer sexualmente activa puede tener el himen intacto, mientras que otra que es virgen no lo conserve. También está demostrado que los tampones lo distienden progresivamente y acaban ensanchando el orificio.

Tiene una gran importancia socio-cultural pero no desempeña ningún papel fisiológico conocido. Su nombre deriva del nombre del Dios griego del matrimonio, su nombre está unido a las más arcaicas tradiciones como supuesto testimonio de la virginidad femenina. Se puede ver retirando los pequeños labios y tanto su forma como su dimensión son muy variable. Muchas veces, es de forma anular y rodea el orificio vaginal; es muy fino con muchísimos agujeritos. Muy pocas veces, puede ser espeso y formar un tabique cerrando completamente el orificio vaginal, o al contrario, puede ser casi inexistente. En la mayoría de los casos, es decir en su forma anular, el himen incluso intacto, permite la introducción del pequeño dedo o de un tampón higiénico pero no permite la introducción de la verga en erección. El himen es vascularizado y debe desgarrarse durante una penetración, lo que ocasiona una hemorragia sin gravedad y de muy poco tiempo. Es necesario saber que una mujer virgen puede tener un himen bastante abierto y poco vascularizado, lo que no ocasiona desangramiento durante el desfloramiento.

En los muy pocos casos de un himen espeso, carnoso y tabicado, la penetración puede ser imposible y una pequeña intervención quirúrgica será necesaria.



Una pregunta frecuente: ¿La masturbación desvirga?


Depende de qué se entienda por ser virgen: perder el himen o tener una penetración. Respecto a lo primero, la rotura del himen se puede efectuar aún sin penetración. De hecho a la mayoría de las mujeres les ocurre antes de mantener cualquier relación, debido al ejercicio, montar en bicicleta… Por eso, la falta de himen nunca indica que una persona ya no sea virgen, pues el índice de error es elevadísimo. Más aún, si se añade que, en caso de existir himen, no siempre que este se rasga la mujer sangra.

Pero la presencia de himen no tiene por qué indicar que una mujer sea virgen, pues muchas veces, la mujer puede tener un himen muy flexible que ha cedido cuando ha mantenido el coito, pero no se ha llegado a romper, o un himen con una fisura por la que el pene puede entrar sin romperlo. Por lo que puedes observar, tanto la presencia de himen como su falta, no son indicadores seguros de nada respecto al haber mantenido relaciones sexuales.

Para acabar, una pinceladas evolutivas: el himen, durante las primeras fases del desarrollo fetal no existe como tal. La delgada capa de tejido que cubre la vagina en esta etapa por lo general se abre parcialmente antes del nacimiento. El tamaño y forma de esta apertura o aperturas varía mucho de una chica a otra. Hay niñas que al nacer no tienen himen, porque el tejido se divide por completo mientras están aún en la matriz. A veces esta apertura no ocurre, resultando en un himen no perforado. El pediatra debe examinar la vulva de la niña recién nacida para asegurar que su himen se halle perforado.

Los tejidos de la vulva antes de la pubertad son generalmente muy delgados y delicados. De ahí que cualquier actividad que someta a tensión a los tejidos de la vulva puede estirar o lastimar el himen. Como resultado, muchas niñas y adolescentes lastiman o dilatan su himen al involucrarse en actividades físicas como deportes, montar a caballo, insertar y remover tampones, y mientras se masturban. Una niña puede no saber que esto ha ocurrido, porque puede haber poca o nada de sangre perdida o dolor durante este evento. También puede ocurrir cuando es demasiado pequeña para recordar o comprender lo que ha ocurrido.

Post cortesía de nuestros amigos El Doctore y Traserete a propósito de este post anterior.


8 comentarios:

  1. traserete16:26

    Si a alquien le interesa saber más sobre el himen, o tiene alguna duda sobre algún tema relacionado con este post no dudéis en preguntarnos lo que queráis tanto al Doctore como a mí, no somos expertos pero podemos manejar el tema.

    Gracias Doctore por tu colaboración y ayuda, eres un encanto.

    Tenemos varios post a la cola.Hoy sin falta escribiré uno que acaban de pedirme bastante cañero jajajaja.En fin, a ver si os gusta.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  2. los cienorgásmicos16:20

    Muy buen post amigos!!Nos encanta!!Esta información seguro que hay gente que la agradece porque sigue habiendo muchos tabúes respecto al sexo en general y el himen en particular.
    Está muy bien que hayáis contrastado información de un libro publicado en los años 70 con lo más actual...

    ResponderEliminar
  3. V de Vendetta18:24

    Muy buen post chicos, está fenomenal. Me parece algo interesante, la verdad, que todo el mundo tuviese unos conocimientos mínimos de estas cosas.

    Ya sabéis, soy de los que digo que para que exista buena práctica sexual, debe haber una buena base teórica, y para eso estamos aquí.Por eso, aunque ya había leído este post con anterioridad, ayer le hice varias peticiones a Traserete para posibles post, aparte de otras cosas interesantes entre nosotros ggg.

    Un saludo a todos.
    Maestro,supongo que Traserete te pondrá al día vía email sobre esto,espero que te parezca bien ;)

    ResponderEliminar
  4. el doctore15:12

    Gracias por los halagos chicos, son inmerecidos gg.Ha quedado chulo eh? Pero Meri me ha hecho currar,todo hay que decirlo, es bastante perfeccionista...
    Un saludo Maestro, aunque no escriba sigo leyendo mucho este blog.

    ResponderEliminar
  5. genial!!!

    estoy de vuelta de forma fugaz porque me espera una semanita dura de trabajo... pero solo paro a deciros que me gusta el fondo y la forma de este post; seriedad, información objetiva y claro.

    Gracias y enhorabuena

    ResponderEliminar
  6. Hoola
    En poca palabras sI nO se hace de chico es dificil tener la seguridad de su virginidad nO.
    Ya de que de seguro despues de grande tiene que haber una comunicación con la otra personas...

    Y como se sabe la virginidad del hombre...

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2:16

    Hola bueno mi pregunta era esta
    Hace una semana me golpee contra una mesa la parte baja del vientre y me dolió durante ese día, bueno al día siguiente me golpee la misma zona contra la puerta del auto obviamente me dolió debido a que ya estaba sensible.
    Empece a secretar un fluido medio blancuzco transparente , mi pregunta es
    Se me rompió el hiimen? O sólo una consecuencia del golpe?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni idea, tendrías que consultar a tu ginecólogo

      Eliminar

Opina o haz tu consulta:

Related Posts with Thumbnails