Orgasmos al azar. Se los haces tú o la casualidad?

A diferencia de las parejas no entrenadas en la cienorgasmología ―o cuando se está empezando el entrenamiento con una mujer nueva, porque todavía no tiene la suficiente habilidad―, un cienorgasmólogo no acostumbra a dejar orgasmos al azar. De hecho, un cienorgasmólogo experto puede dejar el orgasmo en sí, lo que podríamos llamar intraorgasmo, al azar, que discurra a su aire en algunas ocasiones, pero raramente dejará la preparación de uno al azar. En primer lugar porque disfruta generándolos conscientemente, y en segundo porque tiene poco tiempo para que su consciencia se desconecte de lo que está haciendo, ya que suele generarlos en segundos.

Un no cienorgasmólogo normalmente se deja llevar por su propio placer, se deja arrastrar sin control, inconsciente, igual que los animales. No planifica lo que va a hacer, ni mucho menos se adapta a lo que la mujer está sintiendo. Afortunadamente en buen número de ocasiones la naturaleza hace su trabajo y, sin saber con certeza cómo ni por qué, llega un momento en el que se desencadena. Y a veces hasta coinciden en el momento del orgasmo.

 

O no. Entonces se produce esa desagradable disarmonía en la que cada uno se masturba con el otro hasta que obtiene lo que busca, algo propio de los mediocres, pero que los sexólogos ―salvo honrosas excepciones que desconozco― se empeñan en disfrazar de normalidad, incapaces de explicar a sus clientes cómo lograr el éxito sexual. Porque ellos mismos no tienen ni idea, lógico por otra parte, porque la Cienorgasmología es una técnica muy reciente. Pero seguro que de Tantra y esas leches creen que saben un montón.

Los sexólogos no tienen por qué ser buenos practicantes de sexo, ¿lo habías pensado?. Sólo se dedican, dentro de tus mediocres posibilidades, a que disfrutes algo más, o sea, que te sientas satisfecho con la mediocridad de sexo que disfrutas... o sufres.

Si estás en esa frustrante situación, en la que cada uno de los miembros de la pareja obtiene su orgasmo independientemente del del otro, los terapeutas sexuales te recomendarán que pruebes cosas, que juegues más al principio, que uses un perjudicial cachivache sexual o cualquier otra estrategia que distrae de la verdadera solución. Solución que, como digo, desconocen.

La solución sin embargo existe y es asequible a cualquier varón sano, y es la Cienorgasmología, sin duda. Como todo entrenamiento, los principios pueden resultar también frustrantes, pero con un poco de tiempo ―desde un par de semanas hasta media docena de meses, según seas de hábil―, de paciencia, y la seguridad absoluta de que funciona ―porque nos ha funcionado a varios incluso con mujeres diferentes en mi caso―, podrás sentir lo que debes hacer en cada momento, de hecho seguro que ya lo haces habitualmente, acelerando cuando sabes que ella está a punto de correrse, así que ya ves, no es tan difícil.

 

 

 

 

 

Post relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina o haz tu consulta:

Related Posts with Thumbnails